La noche da muchas vueltas

Subtítulo: Un desalojo, otra okupación.

Vale que sí, que llevo mucho sin escribir. Que lo de BB+ News es una mierda, que no se puede ni leer. Bueno, hay que volver al antiguo método que parece que os gusta más.

Esta historia tiene lugar en Navahermosa, provincia de Toledo, en donde vuestros borrachos favoritos se encierran en una casa para ponerse como los piojos; es decir, beber más de la cuenta. La idea es excepcional: Compramos 100 euros de bebida y lo que dure. Ríete tú de la Semana Santa sevillana.

Llegamos a la fría y olvidada casa de la madre diabólica del BiciclistaFantasma y después de acicalarla, comer y beber nos hinchamos un par de colchones y nos echamos la siesta. Estupendo era todo cuando aparece por la puerta la madre en pleno éxtasis satánico preguntando que quiénes éramos, que si éramos okupas, que llamaba a la policia y que su hijo era tal y tal. Bueno señora no se preocupe que nos vamos a okupar el bar mientras usted dialoga con su hijo y hace lo que tenga que hacer con la casa, dijimos todos. Es la última vez que okupo una casa con vosotros, decía yo.

Todo se arregló y nos enteramos de que Candyman y el niño Tomtom se encontraban en la casa con nosotros: "A doscientos metros un muertito". Al final nos cayeron bien y se quedaron con nosotros. RanaCachonda les ha perdido el miedo; primero por las bromas y por los momentos blackout que tanto nos gusta hacer en las casas.

Como estábamos en plena okupación me acordé del juego del Punki que es un juego muy diver donde se bebe mucho. Yo nunca había llegado a una tercera ronda. Esta Semana Santa, hemos llegado a veces a la quinta o a la sexta. El alcoholismo en nosotros es poderoso. LaPuertos: "Es el juego de mi vida". Terminamos todos muy borrachos. El objetivo de la misión se había cumplido.

El Viernes fué un día parecido pero esta vez se nos ocurrió llamar en pleno Punki a la gente que queremos y no estaba para cantarle el cumpleaños feliz indistintamente de si era su cumpleaños o no.

El Sábado de tanto beber, nos empezamos a aburrir y se nos ocurrió jugar a Gran Hermano. ClaroQueSí salió nominada según ella porque alguien había hecho trampas y la había votado dos veces. Cuenta la leyenda popular que alguna fémina había roto el pacto. No se consiguió esclarecer la verdad pero ClaroQueSí tuvo que abandonar la casa, aunque le perdonamos porque en la calle hacía mucho frío.

Total, que lo último que se nos ocurrió fue ir a visitar los bonito bares de la bonita villa que estábamos ocupando y aparte de que parecíamos los padres de todos; lo pasamos bastante bien. El bar era raro porque había un niño rumano con sus padre dentro del bar dándolo todo. Así me gusta, que las nuevas generaciones vayan aprendiendo las normás básicas del bar.

Mientras escribo esto, estoy escuchando: Makoki el Can y su grupo Vela - Pincho de tortilla.

2 copas me tomé anoche:

Claroquesiiii dijo...

Pues sí, me metieron 5 puntos de bellón y sé quien fue el que se cebó con mi persona, con lo que traicionó el lecho conyugal!!!
Se te ha olvidado una frase muy importante de esta nuestra okupación : SOMOS 8...YO NO QUIERO PONCHO

El Hombre que se preocupa por pagar las copas con tarjeta dijo...

Claro lo que no cuentas es que las feminas hicieron pacto contra los hombres.... eso si valia no??