Las Navidades no son para los borrachos

Pues sí, lo que leéis. Las Navidades no son para los borrachos. De todos es conocido que los borrachos somos personas bohemias y bastante melancólicas y es claro que el ambiente que nos rodea en estas entrañables fechas tarde o temprano se nos hace visible. Y la verdad, ver a la gente en la tele cantando villancicos o estar en un bar mientras la gente se da regalos porque sí hace que cualquier borracho le dé todavía más a la botella. Y claro, con tanto darle a la botella pues al final te da por pensar, te acuerdas de momentos pasados, de sentimientos escondidos y de personas olvidadas.

Parece que hay que ser feliz por cojones y si no lo eres eres un desecho social. Pues no, la Navidad es una mierda. Primero la Nochebuena con la familia ¿qué familia?, después Nochevieja con deseos de que el año que viene sea distinto, de metas, de propósitos, de deseos que al final nunca se cumplen. Y para terminar la Noche de Reyes cuando otro año te das cuenta de que te han traído carbón. Dejé de creer en los Reyes Magos hace mucho tiempo cuando les pedí una botella de ron y no me la trajeron.

Pero vamos si hay que elegir lo más asqueroso de la Navidad elijo sin lugar a dudas las cenas de empresa. Pero vamos a ver, ¿qué meta se proponen? ¿El que el jefe demuestre que es humano y que se emborracha como tú o más que tú? Pero desgraciados si nunca quedáis con los compañeros de trabajo para ir a cenar en cualquier época del año, si ni siquiera los llamáis en vacaciones para saber que tal están ¿Por qué en Navidad? Y dentro de las cenas de empresa está la chorrada del amigo invisible. ¿10 euros para una mierda de regalo? Eso más que un regalo es una putada para el que lo tiene que comprar. ¿De dónde sacas un regalo serio, sincero y respetable por ese precio? Y por último, salir, sí, sí, hay que salir no salgo en todo el año pero después de la cena de empresa hay que hacerlo. Y claro como no hay costumbre de beber la gente termina salvajemente borracha mucho más que cualquier noche de las mías.

Yo de hecho me doy cuenta de que hay cenas de empresa cuando ves borrachos bailando en un paso de cebra, mientras el más responsable de ellos intenta coger un taxi que nunca aparecerá porque está todo el mundo igual, con la puta Navidad, con la puta cena de empresa.

Esperad, esperad que aún hay más. Si no teníamos suficiente con la cena de empresa luego tenemos Nochevieja, que es lo mismo que la noche de la cena de empresa pero además con niños. y hay que empalmar a tomar churros sea como sea.

Y luego cuando por fin todo se normaliza y estás a 12 de Febrero te encuentras con alguien y te dice el típico "¿Qué tal? ¡Feliz Año!" Y claro si le mandas a la mierda se enfada. Así que dices 'Igual para ti' en vez de decir lo que tendrías que decir: "¡Hijo de puta! Has tenido más de 45 días para decírmelo y me lo dices ahora."

En fin amigos, que estas fechas se os pasen rápido y que sean lo menos dolorosas posibles. No me felicitéis las Navidades por favor, es como si me felicitarais una recién salida almorrana.

Mientras escribo esto estoy escuchando: Los Replicantes - Para ti.

5 copas me tomé anoche:

Gus dijo...

Feliz zolocoton pues, julkito. Pq yo me habre transformado en abstemio, pero en nochevieja me la pienso pillar gorda. Faltaria mas, me cago en mi puta madre.
Ah! feliz navidad! y prospero año nuevo!!!!

kade dijo...

Amen hermano!
Lo suscribo todo...

Y lo del amigo invisible, si llevas solo dos meses en la empresa y no tienes ni idea de quien es la persona a la que le tienes que hacer el maldito regalo de 12€ (si, en mi empresa estan que lo tiran), pues la cosa se complica.
El Jueves es la cena. Me han comentado que son miticas. Ya te contaré.

Que pase ya diciembre por favor, que no puedo odiarlo mas.

Albarytu dijo...

Lo mejor -sin discusión- de ser autónomo es que uno puede negarse a todas estas esas coñas.

Tanto lo de las cenas de empresa como lo del amigo invisible dan pena... Hay empresarios que no pueden evitar meter las narices en la vida privada de sus trabajadores. Se de una empresa -que no voy a nombrar- en la que se "invita" a los trabajadores no sólo a acudir a la cena de navidad con toda la familia y a participar en el tema del amigo invisible, sino también a jugar todo el año -porque tu jefe lo vale- en la liga interna de fútbol, incluyendo partidos en época de vacaciones y fines de semana, y a acudir anualmente a una fiesta de disfraces (el disfraz lo elige el jefe, y recuerdo un año en el que a uno de los "informáticos" le tocó ir de Blancanieves... a los de las empresas colaboradoras, que pasábamos por ahí, nos dio la risa). Siempre hay un trabajo peor que el tuyo.

Por otro lado, en otra de las empresas para las que trabajo (y a la que más tiempo dedico), en lugar de cena han organizado comida, dando por tanto la tarde libre a todo el mundo, en Becerril de la Sierra -pedazo de mesón pagado por el jefe-. A esta sí me apunté, por supuesto. Y, en lugar de amigo invisible ni coñas marineras, la empresa se ha dejado las pelas en regalar a todos los asistentes una botella de vino de a 50 euros la botella. Brindaré con ella a vuestra salud.

Espero que, a pesar del Madrid y de las inquietudes laborales propias de los borrachos profesionales, tengáis todos una feliz navidad y un feliz año nuevo. Con mis mejores deseos,

Al bar, y tú? (a.k.a. Mr.Dot)

Jorge dijo...

¿Soy yo o, gracias a que han caido en fin de semana, estas fiestas se han hecho un poco más llevaderas?

Jor

Gus dijo...

Pues yo tengo la sensacion de que me han robado un cacho de sabado. Igual soy el unico.