¡Año nuevo! Vida... ¿Nueva?

Artista invitado: Café Olé

Ayer fué el que podríamos considerar como primer Jueves del año, ya que el pasado coincidió con la noche de Reyes y dados todos los festejos anteriores, ya hubiera sido muy heavy salir…

Me encontraba yo reposando de mi cena familiar un Jueves sin cubata-vips cuando recibí la llamada que iba a cambiar el desarrollo de las horas venideras: ‘Oye, ¿te vienes a una barra libre en Kapital?’ No hace falta que diga cuál fue la respuesta, y en pocos minutos salí presto, previa carrera en un taxi (raro para variar...) que llevaba Radiolé a full volumen y ahora, desde el conocimiento, os haré la recomendación que nunca os fijéis en la letra de las canciones de la copla española.

Tras unos minutos de espera, llegaron Julki y compañía, y tras una pequeña gestión entramos a Kapital con un ‘Buenas noches señores y una copa by the face’ (esto me generó las primeras dudas de que fuera a haber barra libre, como más tarde comprobamos...) Nada más entrar vimos una ristra de famosillos estilo aquí-hay-tomate, como la que pensé en principio que era la puta mora (y no es racismo, sino que es que era mora y puta) que estuvo con Marc Ostarcevic, pero hoy me he enterado que era la que ha sido Miss España el año pasado o por lo menos ha estado cerca (mmm.. ¡que raro! una mora Miss España, el gordo de Navidad lo da un niño moro, aquí hay una trama que habría que investigar…), Lorena van Herde o como se escriba, que es muy guapa pero está muy ceporrilla, Vania Millán… y demás parásitos de la sociedad como Aída de Gran Hermano.

Y ahí me presentaron a la que perfectamente podría ser la mujer de mi vida: la hija del dueño de Kapital, y no sólo de Kapital sino tb (que guapo, niño) del Fabrik y del Radical. Esta simpática mujer nos invito a unas copillas y aprovechando la cobertura nos hicimos socios vip de Kapital, que aún no sabemos bien que ventajas reporta, pero queda bien decirlo.

Tras asistir a una entrega de premios absurda (que hoy he visto en tv en el aquí-hay-tomate) nos fuimos de Kapital en dirección al MOMA, allí no paso nada interesante a reseñar, estaba bastante vacío, eso sí, las pocas mujeres que había son dignas, al menos de ser mencionadas en este relato.

Y para finalizar la noche, ya solos los únicos supervivientes que podéis imaginar, como no, Julki y el que suscribe, nos fuimos al Garamond, al cual logramos entrar sin que nos pidieran los 20 €uritos de otras ocasiones, estaba algo más vacío que en otros días, se nota que después de Navidad hay que ser ya un profesional del jachondeo para seguir saliendo los jueves. Al principio hubo un poco de mal rollo porque no aparecía la botella que Julki pagó unas semanas antes, pero bueno, con mi palabra y buen hacer logré que apareciera, y por arte de magia estaba más llena que el último día, así que en ese aspecto salió bien la cosa.

La noche siguió, y en este momento he de decir: ¡cómo me gusta el Garamond!, es un sitio muy bonito en el cual el roneo está garantizado. Yo había ya fichado a una posible presa, nada más entrar y tras muchas miradas y tonterías al final me decidí a hablarla, pero el tema es que no sabía que decirla, así que me puse a su lado, y directamente le dije, ‘oye que quiero hablar contigo pero no sé qué decirte’, cosa que la debió dejar bastante descolocada, y ya a partir de ahí seguimos hablando, y la verdad que no sabía si la cosa iba bien o mal, cuando de repente me separé un poco de ella, y apareció una vinagreti-housera, que estaba más buena incluso que con la que hablaba, y que se puso a hablar con nosotros de bastante buen rollo y de vacileo (cosa que como sabéis me pierde en las mujeres…) Así que en ese momento deseché el objetivo anterior, y me planteé éste nuevo. Pero bueno después de mucho bla, bla.. la chica era muy maja y muy de las que me gustan (pero la muy cabrona tenía novio, aunque no se yo si eso hubiera importado mucho dada la cara que puso cuando le dije que me iba..) decidí que ya era hora de volver a la realidad, ya que quedaban escasas horas para que el despertador sonara, y partimos para el hogar, y la otra se debió quedar bastante jodida, porque mientras hablaba con ésta se acerco a Julki y le dijo: ‘joder tu amigo no para..’ si vamos, si tú supieras.. Aunque bueno he de reconocer que mas jodido me quede yo, que mucho abarque y al final nada, pero bueno, estuvo bonito.

Y tras abrir la puerta de mi casa y oir un: ‘hijo de verdad, eres un inconsciente’ desde la habitación de mis padres, acabó la noche, pero no las consecuencias. Éste ha sido el primer día que he salido teniendo que trabajar al día siguiente y desde la experiencia, quiero felicitar a todos vosotros amigos que salis jueves teniendo que currar al día siguiente, porque ahora sé que el mérito no es ni parecido. Pero bueno estar en el curro con el cuerpo hecho una mierda, con un sueño que te caes, repitiéndote todo el rato la boca a alcohol, y con ciertas náuseas es una experiencia bonita que todos hemos de vivir alguna vez en la vida.

Y aquí acaba el relato de la noche de ayer, ya que hoy es viernes y son las 11 de la noche y algo habrá que hacer (somos unos perdidos..)

Mientras escribo esto estoy escuchando: una sesión XXL (extra large para los no iniciados) mía que estoy haciendo, es decir, un CD completo, pero en mp3 (a 128), de momento llevo casi 6 horas, y no llevo ni 350 megas (es un reto personal...)

Noche paralela de Julki

Estaba yo en la Fundación donde curso mis estudios de especulador cabbromn cuando en el descanso se me acercó un chaval que conozco y me dijo: ¿qué haces hoy? Le dije que algo habría que hacer a lo cual el me respondió que iba a Kapital a una barra libre con catering. Le dije que si me podía acoplar a lo cual me dijo que sí. Intenté acoplar a más gente pero tampoco hay que pasarse por lo que sólo pude acoplar a Café Olé. Lo cual está bonito debido a que el también iba de acoplado.

Después de unas cervecitas en el Olivar de Ayala, sitio altamente recomendable pero muuuuu caro con mis compañeros especuladores y la conexión entre Kapital y nosotros, nos dirijimos a Kapital. Allí me hice socio vip de kapital lo cual no se para qué vale pero me hicieron una foto que debe de dar vergüenza. Estaba Juán el golosina y Aida de gh entre otros... Lo cual estuvo bonito sobre todo cuando le mandé un mensaje a mi madre contándoselo. Mi pobre madre no daba crédito y me recordó en su contestación si es que a ver si es que estaba borracho.

Después de eso fuimos a Moma, un sitio también ultra pijo sensación donde el amigo Café olé olvida comentar que vimos a Carmen López; otra famosilla que no es que esté buena... Es que dan ganas de ponerle un chalet en el Soto de la Moraleja por lo menos.

A partir de ahí yo ya estaba pedoso terminal y la verdad es que no recuerdo mucho de la noche aparte de que Garamond cada día me simpatiza menos, que Café Olé es un fiera y que me tuve que enojar como siempre para que no me traten como a un gilipollas... Menos mal que Café Olé tiene cierta mano izquierda con las camareras. Otra cosa que recuerdo es que me vino una y me dijo: "Tu amigo no para" y entonces me di cuenta de que ya iba por la segunda que roneaba a lo cual le contesté... "Si tú supieras"

Así que nada otro Jueves pedoso y otro Viernes con el cuerpo hecho una mierda.

Mientras copio y escribo esto, estoy escuchando: Antonio Flores - Juán el golosina y Ludacris - Act a fool (Dirty)

1 copas me tomé anoche:

osierra.com dijo...

Hey monstruo!

Interesante experiencia la de Kapital. Ya puedo decir que conozco a un miembro VIP de la casta más selecta de la península... :)

Ciao,
osierra.com