Desde Huesca a Zaragozaaa

Por si no lo sabiáis ya, se acerca la festividad de Nuestra Señora del Pilar y, aunque a algunos les gusta llamarlo el día de la Hispanidad, yo tengo que celebrar dicho día y que mejor manera que irme a Zaragoza, que es donde tiene lugar lo siguiente.

Llego a Zaragoza el Sábado y lo primero que hago... Adivinadlo... Comer y pillarme un pedo en la Lobera de Martín que es un restaurante muy bonito donde al final te dejan la botella de crema de orujo y la botella del licor de orujo. Aunque ya sabéis que me sube la tensión, me entiendo bien con esta última botella entre varias conversaciones raras acerca del pasado. Me da el bajonazo cuando me tomo el primero de crema de orujo. Moraleja: Crema de Orujo. Nunca mais. Licor de Orujo: Bebe con responsabilidad.

A duras penas y tras un paso triunfal por un Alcampo cualquiera, consigo llegar a casa y dormirme como duermen los bebés. Me despierto y me acicalo. Vamos al centro que casi no hay nadie (es sarcástico) y terminamos en un bar donde ponen vino del bueno y tapas sustanciales en lo que llaman el tubo. El tubo es porque es una calle estrecha. Consigo que un niño se coma una croqueta; ya puedo ser padre.

En esto que me despido del niño y sus padres y me llevan a una terraza donde me explican que La Casera es una marca y que de gaseosa allí se toma Conga. Ante tan divertido nombre y aunque no ponga pedo, no puedo hacer otra cosa que pedirme una. Como comentario de calidad diré que: "¡Pedazo de invento La Casera! ¡Abajo la Conga aunque sea de Jalisco!".

Imitando anteriores viajes consigo que me lleven a la Taberna Urbana para ver si esta vez consigo ganar la marathon de cubatas. Marathon de cubatas: Dícese de aquella competición que consiste en poner en fila en una mesa ancha los vasos de cubata terminados. Gana el primero que llegue al otro lado. Como única regla en dicha competición está la imposibilidad de que el camarero te quite los cubatas terminados. La competición acaba en triple empate.

Ante mi frase: "Por fa, llevadme a bares raros, divertidos, que me debo a mis lectores" el guía me lleva al Café Hispano. Aunque es bastante raro no es nada que no haya visto ya. Viejunos alcohólicos rurales con las billeteras repletas de Bin Laden. Bin Laden: Billete de 500 euros. Se llaman así porque aunque se sabe que existen, nadie los ha visto. También había mujeres de todo calado social. El alcoholismo en ese bar era poderoso. Eso tengo que reconocerlo.

Bueno y el Domingo comida en el Trastévere, un italiano muy rico todo, y vuelta a Madrid.

Mientras escribo esto estoy escuchando: Los acusicas - Tuneao (BSO de La semana que viene sin falta)

1 copas me tomé anoche:

churra dijo...

Oye Julkito, pero el Pilar no es el dia 12?

Besitos